DSC09291

Pepe Barrena (Diario EL MUNDO)

Minúsculo aunque encantador restaurante en la turística Maspalomas de la isla de Gran Canaria y un modelo a seguir en estos tiempos convulsos para la hostelería por varios y justificados motivos. Empezando por la infraestructura de unas pocas mesas con cocina a la vista en un espacio con decoración fresca y sencilla pero muy sugerente y siguiendo con una clase magistral de acogida y trato al viajero a cargo de la pareja propietaria, María del Rosario y Manuel Vilariño. Por último, una cocina de mercado sin elucubraciones fantasiosas, absolutamente identificable con la despensa isleña adornada, en algunos casos, con unos acertados toques orientales. Fantásticas las berenjenas crujientes con miel de palma, sésamo y ralladura de lima. Irreprochable el salmón en tacos con papa negra y salsa de mostaza y eneldo, que va en línea con el pulpo con trigueros, mojo palmero de almendras y otra variedad de las extraordinarias papas canarias. El curry rojo con leche de coco y cilantro sienta de maravilla a unos langostinos, como la peculiar miel de coca cola que embadurna unas alitas de pollo gustosísimas. Y sorpresa en unos imaginativos huevos rotos con cobertura blanca ilustrados con chorizo de Teror. Tartas caseras para rememorar la infancia. Todo un hallazgo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *